jueves, 3 de julio de 2014

UNA BIBLIOTECA MUY ESPECIAL

HISTORIA DE UNA BIBLIOTECARÍA ESPECIAL SU VIDA REFLEJADA EN LA BIBLIOTECA Aurelia María Giacone nació el 6 de enero de 1958, en Capital Federal.


Se casó tuvo cuatro hijos, siempre le gusto leer y estudiar, todo lo contrario a lo que hacía en buenos aires, donde atendía un almacén de barrio.
En el año 1994 partió en busca de nuevos desafíos y se radicó en Tandil junto a su familia, donde no se imaginaba que el destino la llevaría a ser una bibliotecaria.
Falleció el 27 de marzo de 2013 a causa de su enfermedad que le demandó una ardua lucha, pero habiendo dejado un legado inconmensurable para su familia y, muy especialmente, para la comunidad.
Su interés por las bibliotecas comenzó al conocer a un grupo de mujeres que la contuvieron y acompañaron en el difícil momento que atravesaba, por su separación y encontrarse sola con sus hijos en esta ciudad.
Con el correr del tiempo, fueron notando que junto a estas mujeres podían hacer mucho por otras mujeres y por la comunidad en general, y  el grupo formó la Biblioteca Popular de las Mujeres.
Sin dudarlo, Aurelia colaboró en todo lo que pudo para concretar este nuevo proyecto. Fueron dando a conocer la institución a la comunidad y pronto comenzaron a sentir el apoyo de la gente que se asociaba a la Biblioteca para colaborar con ellas y sus propuestas.
Promovieron el dictado de cursos especiales, respondieron consultas muy variadas muchas sobre violencia de género. Entre todas pusieron todo su esfuerzo y voluntad para que la institución creciera.
Al momento en que surgió la necesidad de una bibliotecaria, Aurelia se interesó mucho en tomar el puesto y se animó a emprender ese nuevo desafío, ya que para ella era una oportunidad importante, que la ayudaría en lo económico y en lo intelectual, contó con la ayuda de todas las mujeres de la organización y el acompañamiento de su familia, convirtiéndose en la primer bibliotecaria de la Institución.
Desarrollo además, tareas administrativas. Un año más tarde decidió ejercer su labor en el ámbito escolar, ya que era otro el reto que quería cumplir, tanto en lo profesional como en lo personal. A pesar de que le costara dejar la biblioteca prácticamente había ayudado a constituir junto a sus colegas, obtuvo un cargo en la Biblioteca de la Escuela N° 13 y la Escuela MediaN° 5, María Ignacia Vela una pequeña localidad del Partido de Tandil, continuó desempeñándose allí, donde fue recibida muy gratamente por toda la comunidad.
En el año 2006 junto a sus nuevas compañeras y alumnos de la Escuela, inauguraron la Biblioteca Escolar N° 13, lo que significó otro hito muy importante en su reciente profesión.
 Contenta por las oportunidades que le daba la vida, se brindó con compromiso y dedicación, dejando su huella para siempre.


Publicado por Fernanda Rojas






0 comentarios:

Publicar un comentario