jueves, 4 de junio de 2015

Reseña literaria: Negra catinga




disponible en http://4.bp.blogspot.com/_R0BTJ9RBv_U/SMFszi82juI/AAAAAAAAANs/f6Li5ZydaQs/s400/Imagen_128.jpg



  Negra catinga es un cuento de Juana Porro donde se puede apreciar las diferencias sociales y los prejuicios que existen en la sociedad argentina. La narradora del cuento es una niña de once años, y, como ella misma lo admite, más morocha que sus vecinos (dada su ascendencia india). Es de clase media y vive  "en un barrio que está entre el centro y las villas de la gente pobre". Es muy amiga de dos niños rubios, Chichita y Jorge Petrelli, pero un día se pelea con la primera por un monopatín y es llamada "negra catinga". Le responde de peores modos y cuando llega a su casa, la señora Petrelli, madre de los niños, se presenta y discute con la mamá de la protagonista. Por desgracia, su padre escucha y les pega a ella y su hermano pequeño. Le hecha la culpa a la madre diciendo que "las indias no sirven para criar hijos, no como su mamá que era italiana y los tenía bien cortitos y los hacía trabajar de chicos".
  Después de este incidente, la narradora decide parecerse a su padre para que no la vuelvan a llamar más "negra catinga". Juega con otra amiga, a la que describe como "aburrida", y tiene planeado que, cuando cumpla 18 años, se va a teñir el pelo de rubio. Es decir, va a cambiar totalmente su aspecto y forma de ser  para agradar a otras personas y poder encajar en el estatus social al cual pertenece. Ocultando, así, su verdadera apariencia.
  La discriminación se puede observar en las acciones y dichos de diferentes personajes, no sólo en Chichita, que lo hace al tratar a la narradora de "negra catinga". El padre de la protagonista discrimina a su propia esposa al asegurarle que "las indias no sirven para criar hijos, no como su mamá que era italiana..." y echándole la culpa de que los niños sean camorreros . Además, la protagonista niega su ascendencia india, dejándose llevar por lo que opina su padre y los demás, discriminando a los que son como ella y a sí misma.
 
Autora: Manuela Fernández

0 comentarios:

Publicar un comentario